La Esperanza de Jules -1er cap- Completo


Hola!! bueno, gracias por los 21 comentarios!! Les agradezco mucho su apoyo... bueno, estoy un poco deprimida en este momento, la verdad es que hay tantos problemas en casa agregando lo de las editoriales. Finalmente he seguido mi instinto y he dejado de pensarlo tanto...veremos que pasa.
Debo recordarles que las actualizaciones serán todos los domingos, está semana no será la excepción ;D
El capítulo está terminado!! Lo he colocado nuevamente aquí para no confundirlos y así puedan leerlo todo de un solo.
Disfrútenlo y no olviden comentar ;D

Capítulo Uno




Jules no entendía cómo es que había escuchado las palabras de su amigo, él que siempre se había negado en caer en los juegos de emparejamiento de Charlie, ahora estaba dentro de uno de sus planes conspiratorios y lo peor de todo es que había entrado a ello con los ojos abiertos.

No podía ser más tonto incluso si le preguntaran.

Se restregó el rostro y tiró de sus cortos cabellos mientras esperaba a que el hombre apareciera, así podría tener una muerte lenta y dolorosa, cuando no fuera lo que él deseaba. Aunque había sido él mismo quien había elegido al tipo.

Negó mentalmente. Todo era culpa de Charlie, si no le hubiera dicho lo que pasaba su amigo no hubiera metido su pequeña nariz en donde no le llamaran. No solo se sentía incómodo con el chaleco que tenía sobre la camisa de vestir, sino que tenía que convivir con un total extraño.

La idea de ir con nueva ropa y corte a la boda de su hermano en Roma no había sido suficiente para su mejor amigo, no, él debió haberlo previsto, Charlie no tendría suficiente con verlo vestido como un “ser humano cotidiano” sino que tendría que agregarle algo a su inaceptable estatus social. Charlie le había asegurado que era de tontos -retrasados-, ir solo a una boda donde se iban a encontrar con su ex y con la perra que se lo había arrebatado bajo sus narices –sus palabras exactas-.

Solo que no había nada que Jules pudiera hacer, su hermano gemelo adoraba a Michael –su ex-novio-. Lo que hacía de él muy miserable, pues ambos eran padrinos de Jeremy, además, Julia –la perra ex-amiga- era la madrina y mejor amiga de su futura cuñada. Todo era un maldito embrollo y no había nada que él pudiera hacer. Además del pequeño y muy penoso hecho de que él nunca había confesado a su familia sobre sus orientaciones.

Charlie había encontrado una solución para todos los problemas de Jules. Ropa y cabello, para parecer moderno y para nada “estancado en una vieja relación que no valía una mierda”.

Todo un guardarropa elegido y tallado por un modista profesional, haciendo que Jules tuviera más de diez estilos nuevos que mostrar y harían que cada hombre y mujer desearán estar detrás de él, claro, las palabras de Charlie y bueno, Jules no podría negar que se miraba bien. Pero el punto más importante en la lista de cosas que Charlie James había considerado importante, era que su amigo no debía ir solo a una boda donde tenía todas las de perder.

Jules no solo se había sentido acomplejado cuando todo su guardarropa fue reciclado, sino que había sido muy consciente de su ineptitud al pensar que podía pasar desapercibido en la boda de su hermano. El solo pensar en las palabras de Charlie le hacían sentirse como un tonto total. Él quien además de ser un profesor de matemáticas en una de las grandes universidades de Seattle, era un genio reconocido por sus experimentos no había logrado entender cómo es que ir solo iba a ocasionar que su vida fuera más miserable. Claro, Charlie lo había explicado y entonces él había terminado ebrio llorando en el hombro de su amigo por lo miserable de su vida.

La mañana siguiente, cuando había decidido que iba a declararse enfermo con algún virus incurable para faltar a la maldita boda –aparte de la resaca por la que sentía iba a perder la cabeza-, Charlie había colocado la pequeña y dorada tarjeta delante de él. Los ojos azules habían brillado con diversión y algo de maldad, mientras Jules tomaba la tarjeta entre sus dedos, dejando a un lado el teléfono para llamar a sus padres.

«Acompañantes Anmistía»

El nombre no había tenido ninguna clase de sentido –aparte del lógico- para Jules, entonces Charlie conociéndolo había traído su laptop y había abierto la página web de la empresa de acompañantes. Los colores negros y dorados, así como rostros de hombres simpáticos habían hecho que el corazón de Jules se detuviera y sus pantalones se estrecharan. Charlie lo hizo ver por toda la página antes de finalmente inscribirse, no tenía sentido pero de hecho el contrato lo había hecho por medio del teléfono, él había elegido un modelo, no por el rostro sino por sus datos personales. Color, deporte, diversión y lugar favorito entre otras cosas de interés muy específico. Tenían rostros en la página pero era pura publicidad mientras que los clientes tenían que buscar entre los datos personales y encontrar al que preferían.

No era exactamente un mal plan y casi parecía como una compañía de citas a ciegas. Si no se contaba con el hecho de que pagaba por su acompañante.

Jules respiró profundo y buscó entre la multitud. Su vuelo estaba a media hora de embarcar y el “señor perfecto” no había aparecido. No es que él estuviera muy ansioso por el viaje, sino que era toda la maldita cosa. Él no quería lidiar con Michael ni con Julia, él no quería encarar a sus padres con su abierta homosexualidad, pero Charlie tenía razón y él no podía seguir escondiéndose de todos. Era momento de levantar la cabeza y demostrarles a todos que él no era una simple rata de laboratorio.

Sin embargo el haber pagado por un acompañante lo hacía sentir patético.

Él iba a demostrar que valía más de lo que siempre había recibido, estaba cansado de ser plato de segunda mesa y él iba a demostrarlo. Buena ropa, buen peinado y un sexy novio era exactamente lo que se necesitaba para que todos sus rígidos familiares del norte de nueva Inglaterra vieran de lo que se perdían.

Sí, él podía hacerlo.

Jules puntualizó sus pensamientos con un golpe de su pie contra el suelo. Entonces alzó la mirada al reloj, notando como los minutos pasaban y el pensamiento de terminar humillado frente a todos por un sujeto al que no conocía hizo que se diera la vuelta.

No, mejor era huir.

Algunas personas observaron con curiosidad como el delgado hombre que había pasado casi una hora plantado en el mismo lugar, empezaba a moverse enérgicamente tratando de escapar de las multitudes que acaban de entrar al aeropuerto. El sonido de los altavoces hacía eco junto al sinfín de voces hablando al mismo tiempo.

Jules sorteaba entre la gente, los hombros caídos y sus pasos enérgicos, no quería pensar en las maneras que iba a ser tratado por Charlie cuando le dijera que no iba a ir y mucho menos que iba a llevar a un extraño a conocer a sus padres cuando nunca había tenido el valor de reconocer a Michael como su pareja. No, mejor era esconderse por unos días, de esa manera Charlie podría pensar que se fue y lo dejaría trabajar en su tesis de doctorado.

Si, esa era una buena opción.

Los planes de Jules fueron golpeados a un lado cuando se encontró chocando de cara contra el pecho de alguien.

—Auch, —se quejó. —Lo siento… no lo vi venir.

Jules levanto la mirada, sobándose suavemente la frente que había chocado contra el pectoral del hombre frente a él. Su mirada se encontró siguiendo el contorno de un duro y musculado pecho cubierto por una camiseta blanca, un cuello ancho y bronceado hasta una mandíbula cuadrada con un leve rastrojo rubio. Jules miró los delgados labios con cierto desconcierto hasta que armándose de valor levanto, un par de centímetros más, el rostro. Encontrándose con un par de gafas oscuras que sobresalían por el par de cejas rubias oscuras fruncidas en una expresión divertida.

«No, esto no está pasándome.»

—Jules Hunter, ¿o me equivoco? —preguntó la ronca voz con diversión.

«Trágame tierra»





Estaba huyendo. No había duda que el dulce profesor inadaptado estaba tratando de escapar antes de que él pudiera llegar. Incluso tenía una expresión culpable mientras miraba alrededor buscando una forma de escapar. Era encantador de una manera casi cómica, si bien eso no ayudaba mucho a su ego, la verdad es que no podía dejarlo escapar.

Ambos dependían de ese viaje y él no estaba dispuesto a dejarlo ir a una boda a crucificarse a sí mismo. Sin mencionar que él tenía sus propios motivos egoístas, pero eso tendría que esperar.

—Sí, —Jules aclaró su voz un par de veces. Los tímidos ojos azules miraron al rubio con bastante nerviosismo. —¿Tú eres…?

Una enorme sonrisa apareció en los delgados labios iluminándole el rostro del rubio al mismo tiempo que se quitaba las gafas oscuras dejando ver sus ojos color miel.

—Christopher Marverick III, pero puedes llamarme Chris —dijo estirando su mano derecha, la que Jules tomó bastante anonadado casi por inercia.

Ambos hombres se contemplaron fijamente en silencio, casi sorprendidos por el otro y lo que implicaba su pronta relación.

Jules no podía creer su suerte, Chris era todo lo contrario a lo que elegiría en un novio, músculos tensaban la playera blanca y las estrechas caderas resaltaban con un cinturón negro sujetando los jeans desgastados, una mochila colgaba de su hombro izquierdo así como una chaqueta de cuero marrón. Al mismo tiempo que Chris miraba al hombre intelectual frente a él, un par de centímetros más bajo, de hombros anchos, cabello marrón oscuro. Pero lo más impresionante, los profundos ojos azules que discordaban con el tono olivado de su piel.

—Vuelo con escalas a Roma, Italia.

La voz femenina resonó sobre ellos. Jules suspiró y Chris sonrió. No había escapatoria.

Chris se rió en voz baja, no obstante era evidente que Jules podía escucharle y sabía que era a causa de él que Chris estaba riéndose. No era en burla, todo lo contrario, era diversión pura y sin mala intensión, porque no podía evitar notar que Jules seguía buscando la forma de huir del viaje y más importante, de Chris.

Aquello era una proeza que demostraba que había una razón por la que había sido emparejado al profesor, algo que sin duda atraía mucho la atención de Chris.

—Entonces, —dijo con el deje de risa en su tono, —¿nos vamos?

Jules miró con desconfianza como Chris le tendía su brazo para que se apoyara en él, aquello parecía algo cotidiano pero era claro como el agua que Jules no lo miraba de esa manera. Chris lo encontraba bastante encantador, no creía buena idea reírse del hombre en ese momento, seguro terminaría asustándole y eso era lo que menos quería.

Chris lo vio pensarlo, sus cejas frunciéndose y mirando alrededor como si alguien pudiera darle las respuestas que tan ansiosamente buscaba. Finalmente pareció decidirse pues tras un suspiro, de lo más dramático, enrolló su antebrazo alrededor del bíceps de Chris.

—Vamos… tenemos que pasar los boletos y tienen que revisar tú equipaje. —Chris asintió haciéndose camino entre la multitud.


Jules observaba de reojo al hombre que había escogido, no estaba seguro de que hubiera elegido bien pero la sobriedad con la que Chris caminaba, casi como si fuera dueño del mundo, era algo que él necesitaba con urgencia en la persona que le acompañaría en su propia odisea. Lidiar con una familia llena de prejuicios no era el único problema con el que tendrían que enfrentarse, el ex y la peor amiga de la existencia, eran solo la pequeña punta del iceberg.



Comentarios

  1. Me ha gustado. Menudo encuentro!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantooooo, Cele, muchas gracias y sobre todo espero que pronto todo mejore y puedas estar tranquila, besps

    ResponderEliminar
  3. Hay nooooo, eso ya es a propósito, por que siempre cortas en las partes mas buenas, siento la emisión recorrer mis venas, esta historia mpromete y promete mucho. Me encanto.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho!!!! quiero más por favor!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Oh dios!!! menudo capitulo justo lo dejaste en la mejor parte D: pero esta genial el capitulo, me engancho :D siguiente parte alli voy. Saludos y abrazos :3

    ResponderEliminar
  6. jojojo, que comienzo tan tan bueno. Tu celeste, si tu sí sabes enganchar a la gente con tus novelas. Siempre me vuelves adicta a tus historias, gracias por ello.

    ResponderEliminar
  7. siempre en la mejor parte, tendría que odiarte por eso XD!
    Gracias por esta interesante entrega

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho....ya quiero leerme todos los caps jijijiji
    Gracias cele

    ResponderEliminar
  9. Celeste se te esta haciendo costumbre dejarnos en ascuas,menuda descripcion donde me encuentro un adonis asi y Jules queriendo dejar ese hombre,espero que te encuentres mejor

    ResponderEliminar
  10. Me encanto este inicio y ya quiero leer el siguiente por favor actualiza prontito.Gracias

    ResponderEliminar
  11. Aiiiiiisssss. Odio los capítulos cortos o partidos.
    No seas cruel con nosotr@s. Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Que bueno que ya lo completaste, me ha encantado todo los personajes, el planteamiento y el tono que le estás dando, tiene una pinta genial, espero con ansias el siguiente capi, besos enormes y mil gracias y por cierto me ha gustado mucho el nuevo fondo del blog y las letras que estás usando, ya que me facilita la lectura ^_~

    ResponderEliminar
  13. Celeste lo terminaste y me ENCANTO si con mayusculas porque lo ame,esta historia promete y mucho,y ahora la eterna espera (si porque a mi se me hace mucho aunque falten unos dias)para el siguiente capitulo esperando con ansia el domingo besos😊

    ResponderEliminar
  14. Que buen primer capítulo Celeste, me ha encantado, lo único malo es que ahora quiero más jajajajajajaj, besos!!!

    ResponderEliminar
  15. Hola. Gracias por este maravilloso primer capítulo me encanto. Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Celeste, espero que te encuentres mejor linda. Me encantó el primer capítulo de esta nueva historia. Y como costumbre nos dejas en ascuas... Jajsja....espero el próximo, gracias, besitos.

    ResponderEliminar
  17. muchas gracias haaa me ha enganchado aunque se me hizo cortito ya odio a la mal amiga esa...besos

    ResponderEliminar
  18. lo maximo espero con ansias el siguiente plisssss :)

    ResponderEliminar
  19. jajajajaja me ha gustado, siguela siguela :D esta buenisimo :3

    ResponderEliminar
  20. jajaja menudo encuentro, me ha gustado mucho muero por saber que ira a pasar en el viaje.
    Gracias Celeste por el cap.
    Cuidate.

    ResponderEliminar
  21. gracias celeste por tus maravillosas historias y por compartirlas que tengas muchos existor con tooodas tus historias ya que son muy buenas es la primera vez que comento en tu espacio ya que prefiero comentar una historia completa y no cada capitulo pero realmennte mereces recibir nuestras opiniones besos y mucho exito

    ResponderEliminar
  22. Me encantooo... se quedo en la mejor parte noooo queria mas...
    Gracias celeste
    besos

    ResponderEliminar
  23. Hola Celeste me ha encantado este primer capitulo ha estado genial y me ha encantado esta es la primera vez que escribo un comentario en tu blog, gracias por la historia y que bueno k te animaste con lo de la editorial veras que todo te saldra bien ya que tus historias son muy buenas espero que te vaya muy bien en todo.
    Y espero con ansias un nuevo capitulo de la historia ya que esta muy buena jejeje...

    ResponderEliminar
  24. Fabuloso este primer capitulo, siempre dejandonos en la expectativa, pero encantó, voy a quedar enganchada en este tambien. Gracias Celeste

    ResponderEliminar
  25. Bien dicen que mas vale tarde que nunca y no había tenido tiempo para comenzar a leer esta historia pero afortunadamente ya comencé y me encanto este primer encuentro así que a seguir con el siguiente capitulo XD

    ResponderEliminar
  26. Hola Celeste
    Un capítulo genial. Me ha gustado bastante el comienzo de la historia. A ver como le va a Jules con su acompañante y como quedan todos cuando lo vean llegar a la boda.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reclamo de Luna- Dusha, Dueño de su corazón 3

Compañeros de Alma -Serie Dusha, dueo de su corazón 02

Dusha, Dueño de su corazón. Completo.