Lágrimas de soledad -capítulo 6-


Hola!! Waoh... hace tres meses que no me paso por acá u.u el tiempo se ha puesto mucho en mi contra pero al fin he salido de los momentos más duros del semestre, son pocas las investigaciones que me quedan y tendré solo lecturas para ocupar mi tiempo.
Quién diga que Letras es una carrera fácil... por favor, díganle que lo intente y verá lo difícil que es leer cuatrocientas páginas en un fin de semana -.-
Pero bueno, no me seguiré quejando y les contaré lo que me trae de vuelta. Claro, un nuevo capítulo, pero más que eso, tengo que anunciarles que... ammmm, finalmente, después de tanto inconveniente -de salud, vida y tareas-, tengo el tercer libro de Dusha próximo a ser publicado aquí :D He estado pensando en la fecha exacta y no he querido adelantarme mucho pues he estado hasta el cuello pero lo he pensado y se acerca mi cumpleaños. Qué mejor regalo? El tercer libro de la historia que tanto he amado, el caso es que les estaré dando pequeños regalitos e ideas de lo que se vendrá en el tercer libro, así que... no coman ansias ;D
Ahora sí... a lo que venía, el capítulo!
Debo agregar que ahora nos pondremos al día, así que no olviden comentar y tendrán un capítulo por semana!
Un fuerte abrazo♥

Capítulo 6


«Los vampiros siempre habían tenido una gran enemistad con los cambiantes, la riña entre los que tenían una parte humana y los que nunca lo habían sido. Ninguno de los grupos aceptaba al otro, pero incluso entonces habían respetado sus divisiones, no dejando que esto comenzase con una guerra que ninguno estaba dispuesto a perder.

Los humanos serían los principales afectados, por lo que ambos lados se detuvieron de dar el primer paso. Dar el primer paso implicaría cargar con el peso de las muertes de los mortales humanos, algo que ninguno quería tener sobre ellos.
Pero la tensa paz no duró muy poco tiempo.
La princesa de uno de los mayores aquelarres —Eleonor Grayson—, decidió tomar como consorte a un cambiante, eso puso una guerra en camino. Los padres de ambos se opusieron, los líderes dijeron que renegarían de ellos, pero ella había argumentado que se trataba de un vínculo de sangre, ellos eran pareja y su relación debía ser respetada. Incluso adorada. Los cambiantes empezaron a detener sus argumentos, calmándose al notar que era un vínculo sagrado y algo que ellos respetaban pues se trataba de la naturaleza misma.
Los cambiantes veneran sobre todo a la naturaleza y encontrar una pareja de sangre era algo para celebrar.
La pasividad de los cambiantes había levantado un revuelto sobre los vampiros, pero todo empeoró cuando los padres del cambiante fueron asesinados primero y la Manada de leones —pues se trataba de un joven Beta león—, culpó a los vampiros. Aunque la madre de la princesa fue la segunda en ser asesinada.
Esto empezó una guerra sin cuartel.
Ambos, aquelarre y Manada, diezmaron sus filas. Pocos sobrevivieron. Aquellos que lo hicieron se encargaron de contar las historias de horror, distorsionando lo que había pasado creando un odio incoherente.»
—Un odio que ha llegado hasta la actualidad —aseguró—, cosa que solo empeora con el hecho que ese viejo vampiro, el padre de la princesa que comenzó con todo el asunto, sea el mismo con el que compartimos territorio.
Nicholas se mantuvo viendo por la ventana, sus manos entrelazadas en su espalda y su espalda recta con la tensión. La luz del sol se movía conforme pasaban las horas, inconsciente de lo que traería si se ocultaba.
Ni siquiera podía comenzar a explicar cómo se sentía sabiendo lo que tenía que hacer, porque incluso cuando su propia naturaleza estaba en contra, tenía que llegar a un acuerdo. Los humanos seguían siendo el eslabón débil, por lo que debían protegerlos, además, ellos no eran tan salvajes como lo habían sido sus ancestros. Ahora había parejas humanas dentro de la Manada, hombres y mujeres que merecían un hogar tranquilo, no podían ser heridos.
Su deber como Alpha era protegerlos a todos.
Además, había humanos dispuestos a diezmar a todo paranormal. Estos humanos eran los pocos que conocían la existencia de los paranormales y había una línea muy delgada que evitaba que estos vinieran en su caza. Principalmente, porque había un consejo que los mantenía controlados, pero esto podría cambiar de la noche a la mañana.
Dorian aclaró su voz. —Creo que puedo entender lo que dices sobre un odio tan profundo —aceptó en tono monótono—, lo que no entiendo es porque sigues intentando hacerme creer que existe un mundo “paranormal” y porque es tan importante mi presencia.
Nick se obligó a no reaccionar ante el fastidió que podía escuchar en las palabras del humano, no solo se trataba de su pareja, sino que este no tenía conocimiento alguno de su sociedad y como el ser cuestionado hacía que su lobo gruñera.
Respiró profundo.
—Puedo demostrarlo —aseguró.
No reaccionó cuando el olor de curiosidad llenó a su olfato, debía reconocer que su pareja había demostrado su valor desde que lo tomó en el cementerio. Entonces había visto directamente a los ojos de un lobo, que en una situación normal hubiera atacado. Pero Dorian no había demostrado otra cosa que no fuera curiosidad y contrariedad por ser interrumpido en lo que parecía ser su noche de tristeza. El verlo deprimido frente la tumba del mismo ser al que necesitaban, le daba mal sabor de boca, pero no podía aclarar las cosas, hasta que supiera lo que estaba pasando en realidad.
Pero sabía que no sería fácil.
Si bien Dorian había tenido el instinto arraigado en cada pareja, la inherente percepción de su otra mitad y la calma de saberse protegido. Incluso cuando no tenía idea de la razón. No significaba que fuera contarle sus razones de estar en la tumba de un vampiro, mucho menos la razón de la melancolía que ensombrecía su mirada. Además, Nick había tenido la necesidad de tomarle, protegerle y brindarle todo lo que necesitase, desde el momento que prendió su vista en el abatido humano y traer dolorosos recuerdos no era algo que quisiera hacer. Dorian era –sin saberlo- el hombre más poderoso de la Manada, podría poner de rodillas a un gran Alpha solo con un ruego.
Nicholas no podría negarle nada a su pareja.
Incluso tenerlo ahí, sin que fuera por su deseo propio hacía que su lobo se pasease molesto. Así como la idea de entregarlo al vampiro, pelear consigo mismo era algo que Nick no deseaba hacer. Pero debía hacer, por lo menos debía hablar con el vampiro… lo que hiciera después dependería de lo que este viniera hacer.
Nunca pondría en riesgo a su pareja, incluso cuando su humano no percibía el poderoso lazo que los ataba.
—De acuerdo.
Las palabras fueron tan repentinas que Nick casi se las pierde. Se volvió a medias, mirando directamente a los ojos verdes que le observaban con calma medida, aunque su olor delataba su confusión. Dorian era un maestro del disfraz e incluso su olor, era débil, no demostraba sus sentimientos con facilidad y eso molestaba a Nick, deseaba saber que había hecho que el doctor fuera tan duro.
—¿Estás seguro? —preguntó.
Dorian respiró profundo y luego asintió. Nick lo miró, buscando cualquier señal de duda. Dorian era un hombre de temple, lo había demostrado encarando a su hermana y no dejándose inquietar por su segundo Beta. Cass podía tener la apariencia de hippie pero en realidad era un lobo sanguinario que podía poner a un macho de rodillas si estaba molesta. Al ver al doctor hablando tan tranquilamente con el Beta y dar su diagnóstico sin titubear sin duda mostro su valía frente los miembros más titubeantes de la Manada.
Para Nick era solo una muestra más de lo poderoso y correcto que era el destino.
—Lo estoy —respondió Dorian después de un momento de silencio—, si puedes demostrarme que dices la verdad, dejaré de renegar y les ayudare.
Nick deseaba que las cosas se hubieran dado de otra forma, pero no podía pelear contra lo que ya estaba hecho. Iba a demostrarle a su pareja que estaba hablando en serio, luego tendría que preparar a la Manada para lo que vendría, porque no había manera de que entregase a Dorian sin pelear.
Movió los hombros y tronó su cuello, llamó el cambio.

Dorian aguanto la respiración cuando los ojos lupinos se giraron en su dirección. En un momento había estado frente a un gran hombre, Nicholas se había mostrado en toda su altura con hombros anchos y rostro obstinado. Su expresión había sido vacilante pero había desaparecido en un rostro alargado, un rostro animal. Ahora había un enorme lobo. Pelaje negro con manchas cafés, sus ojos eran tan oscuros que parecían ver lo profundo de su alma.
Cualquier otro correría alejándose de la bestia, pero Dorian había visto como Nicholas se había transformado en ese descomunal lobo. No había nada común en el lobo, era tres veces más grande que un lobo normal, y sus músculos hinchados hablaban de un depredador sin compasión. Pero eran sus ojos, que le miraban con inteligencia, los que más le sorprendían. El lobo estaba sentado en sus patas traseras, sin moverse, su respiración agitada mientras parecía esperar por la reacción de Dorian.
Era una locura, pero no podía negarlo.
No cuando había pasado frente a sus ojos. Aunque quería pensar que estaba enloqueciendo, aquello podía ser algo ocasionado por su mente trastornada. Pero no lo era. Podía negarlo cuanto quisiera pero al verlo pasar frente a sus ojos, estar en presencia del mismo lobo que había visto en el cementerio.
Nicholas era un lobo. Estaba rodeado de seres capaces de cambiar de forma.
Tragó y miró al lobo sin saber que debía hacer ahora. El lobo –Nicholas-, ladeó la cabeza, de forma tan humana que quiso reírse ante la hilarante situación.
—Yo… —lamió sus labios, incapaz de hilar un par de pensamientos coherentes. —Creo que puedo ver mi equivocación.
El lobo ladeo la cabeza, casi podía ver una expresión humana pasar por su rostro. Aquello era hilarante pero Dorian no podía más que aceptarlo, aunque no podía decir que su vista estaba ligeramente nublada y que sus piernas se sentían débiles. Incluso cuando estaba sentado.
Dorian se quedó quieto cuando el lobo se levantó sobre sus patas y muy lentamente empezó a caminar hacia él. Parecía cauteloso con cada paso, pero no se detuvo hasta estar frente al muy tembloroso doctor. Alzó su hocico y de forma amable golpeó con su húmeda nariz la rodilla de Dorian. El doctor lo miró con sorpresa, incluso cuando la gran cabeza se apoyó en su rodilla y los ojos negros le vieron fijamente, como si esperaban una reacción de él, incluso escuchó un pequeño murmullo empezar desde lo profundo del lobo.
—Yo… —tragó—. Eres Nicholas… creo que eso lo entiendo…
Muy despacio y con mucha vacilación, hizo lo que el lobo parecía estar esperando. Con cuidado puso sus manos sobre la gran cabeza y muy despacito empezó a acariciar entre las orejas y mandíbula. Casi saltó en su lugar cuando el lobo gimoteó. Dorian sabía cómo acariciarlo, después de todo, tenía un cachorro que adoraba ser mimado.
Se tragó el miedo y dejó que sus pensamientos se hicieran a un lado. Era algo asombroso lo que estaba pasando frente a sus ojos. Como todos había leído libros, escuchados sobre las películas y series, aunque su vida cotidiana era más de libros de avances médicos, su madre disfrutaba de algunas series. Aunque no se lo diría nunca a su padre. Ahora estaba frente a lo que se creía imposible fuera de un efecto especial de película o un libro de ficción.
Sus manos estaban sobre el pelaje de un lobo, un hombre lobo.
No se sorprendió mucho cuando terminó cayendo contra la silla, sus manos cayendo a sus lados y su vista oscureciéndose. Podía ser un hombre de ciencia, pero había pasado por muchas cosas desde que despertó que la única manera de calmar su estresada cabeza era desconectándose. Escuchó la voz de Nicholas llamándole pero en ese momento Dorian estaba profundo en su inconsciencia.
Cuando despertase trataría de lidiar con todo.

Melissa se alejó de la puerta de la oficina principal con pasos lentos. No estaba segura de querer explicar porque había entrado a la oficina de su hermanito sin permiso, pero lo que en realidad le perturbaba era el verlo sostener el cuerpo del humano con sumo cuidado. Su expresión… ella sabía que había algo raro en el comportamiento de Nick en relación con el doctor.
Los ancianos habían asegurado que ese hombre podía ser la clave para lograr tener al príncipe vampiro de su lado, pero Melissa estaba segura de que no habían considerado lo que esto traería para su manada. Más cuando podía ver el verdadero interés que su hermano estaba demostrando.
Mordió la uña de su pulgar. Odiaba que Nick la pusiera en esa posición, tener que hablar con su madre e incluso llamar a su padre. Su hermanito no tenía idea como podía llegar a complicar las cosas si tenía un interés por un humano. La Manada, no lo aceptaría. Pero iba mucho más lejos que eso, podrían aceptar que su Alpha se enlazará con una humana, pero un hombre, ese era un problema totalmente diferente. La homosexualidad estaba aceptada solo cuando se trataba de miembros de rango menor, e incluso entonces, esos lobos eran casi arreados a alejarse del centro de la Manada. Que el Alpha se emparejase con un humano y además, hombre…
Su hermanito sería quemado en la hoguera.
Melissa apresuró sus pasos conforme sus pensamientos se volvieron desastrosos. Nicholas estaba poniendo su vida en peligro por un simple humano, ella tenía que actuar ahora y lograr que el humano fuera entregado, de esa manera su hermano estaría a salvo.
Aunque no creía que Nick estuviera dispuesto a entregarlo.


Comentarios

  1. Hola!!!!! Que bien soy la primera en comentar :)
    Que alegria que despues de un tiempo estes de vuelta, muchas gracias por la nueva actualizacion la esperaba con ansias.
    Gracias por todo tu esfuerzo. Ahora si a leer!!!!! :)

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida ^^ que bueno tenerte de regreso.
    mil gracias por el cap

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias por otro capitulo y fantastica noticia de que ya estes mejor, pronto el libro 3 wow y mas capis wiiiiii...besos

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno tenerte de vuelta!!!
    Creo que la hermana va ha meter la pata hasta el fondo.
    Nick debería hablar pronto con su familia y decirle que es su pareja destinada.
    Sólo espero que no hagan alguna estratagema y consigan entregarselo al principe sin que Nick lo sepa.
    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Cele que genial que volviste y ya más relajada, me ha gustado mucho el capi, besos enormes muack

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por el cap. Hacia tiempo que no recibía una notificación y me estaba empezando a preocupar... esperare con ansias el sig cap... fighting!!

    ResponderEliminar
  7. Que bueno que regresaste y estes mejor de tiempo y todo, el cap buenisimo.
    NO PUEDO esperar por Dusha GRACIAS!!!!!!!! He entrado por lo menos una vez por semana esperando por esto.
    Gracias y cuidate.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por continuar los capi de esta lectura ok kisses

    ResponderEliminar
  9. Maravilloso volver de vacaciones y tener otro capítulo, felicidades Celeste miles de gracias!!!

    ResponderEliminar
  10. hola celeste me encanto este capitulo, gracias por continuar la historia, amo a Dusha!!! je besoss XD

    ResponderEliminar
  11. Hola Celeste,como estas que tal la escuela.Pobre Dorian creo que verlo convertise en lobo lo sobrepaso y Nick no creo que quiera entregalo y Melissa va abrir la boca y todo se ira al diablo,esperando el siguiente capitulo :)

    ResponderEliminar
  12. Hola Celeste , me encantaron los libros de Dusha y muero de ansias por ver como continua la historia , espero que puedan salvar a Drake por favor .... ya quiero leerlo XD eres increible escritora ,muchas gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hola, me e leído los seis caps de una sola para quedar muriéndome de coraje por lo metiche que es todo el mundo de mente cerrada, espero que no sufran mucho mas de lo que ya lo han echo, por otra parte no quiero creer que es verdad lo que me imagino del príncipe vampiro, porque entonces en vez de sentir lastima por él, me ofenderé enormemente con él y su pobre explicación... esperare con ansias locas el próximo cap.-- Fighting!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reclamo de Luna- Dusha, Dueño de su corazón 3

Compañeros de Alma -Serie Dusha, dueo de su corazón 02

Dusha, Dueño de su corazón. Completo.