Lágrimas de soledad -Cap2-


Holaaaaa!!! Gracias a las 18 personas por sus comentarios!! Es curioso, creo, que 450 personas lo vieran y solo esas personas comentaran... mmmm creo que han olvidado que solo esas 20 personas obtendrán el libro completo cuando lo termine? Espero que no lo hayan olvidado.
Por otra parte, hasta el día de hoy pude, al fin, publicar. Estoy trabajando duro para tenerles un regalo de navidad muy bueno y también, un regalo de año nuevo. He mencionado que estoy trabajando con una editorial? Espero tenerles noticias sobre mis obras, por el momento, me mato con las correcciones pero estoy segura que valdrá la pena ;D
Han notado que ya estoy en ambiente navideño? No sé... creo que este año estoy algo melancólica y he tomado la navidad con un poco de entusiasmo que años anteriores.Espero que les guste como he dejado el blog, si el contraste no es suficiente me avisan y tratare de arreglarlo pronto.
Bueno, no digo nada más, espero que este capítulo haga que se animen a comentar!!!
Un fuerte abrazo♥

PD: Me encantó el muñequito de nieve.

Capítulo 2



Waoh el humano se desmayó. ¡Sí que eres fuerte jefe! —Nick rodó los ojos ante el susurro a su oído.

Golpeó suavemente el comunicador, tratando de ignorar el fuerte dolor de cabeza que golpeaba tras sus ojos. Claro que iba a tener una jaqueca, ¿cuándo en su vida las cosas salían como quería? Nunca y no creía que en ese momento fueran a ponerse mejor, incluso habían empeorado.

—Cierra el pico Wade. Ahora, encárgate de traer la maldita camioneta cerca para que pueda ponerlo dentro. —Sus ojos se enfocaron en el delgado cuerpo tirado en el suelo. Ignorando sin disimulo la respuesta apenada a su oído. Viendo de cerca al humano, respiró profundo y de inmediato se arrepintió de su acción.

Sentir el olor dulce de caramelos y a canela, de su pareja, solo hacía que sus encías picaran y que en su interior se desatara una pelea con su mente, con el deseo de marcarlo como suyo. Lo cual era un gran inconveniente ya que era el momento en que el príncipe finalmente iba a aparecer y la carnada, resultaba que era ese mismo humano. El humano que resultaba ser su pareja y que en un momento de su vida fue el elegido para ser la pareja del príncipe de los chupasangres.

La jodida vida era una ironía, y él, su juguete principal de tortura.

«Tenía que encontrar a mi pareja, justo en este momento y justo en este lugar. Mi suerte no puede ser peor

Aunque eso en sí, no era exactamente una sorpresa, él debió haberlo visto venir. Desde el momento que nació, su madre había sabido de qué se trataba de un cachorro que iba a tener el peso del mundo en los hombros. Un cachorro muy poderoso, un Alpha desde el vientre. Nick había sentido a su pareja mucho antes de entrar al cementerio, lo había sentido al entrar en el pequeño pueblo. Siempre había sido fuerte y el sentir a su pareja desde tan lejos no era una sorpresa, que este fuera también el futuro consorte de un príncipe vampiro, por otro, lado lo era en proporciones épicas. Todo el asunto era mucho más que el peso sobre sus hombros que su madre había advertido.

«Si ella tan solo supiera la mitad

Gruñó desde lo profundo de su pecho, al oír el ruido de la camioneta al subirse al borde y luego correr por la colina. Casi parecía que se tratara de un tanque de guerra y no una SUV[1] moderna, totalmente silenciosa. No quería parecer una clase de cretino cuando tenía la ayuda de su familia en los asuntos especiales que requerían de apoyo pero su primo era un asco en esa clase de misiones. Sí no fuera porque su madre le reprochaba cada vez que ignoraba a Wade cuando el tonto se ofrecía a acompañarle, con tan “buena” voluntad, él de seguro lo mantendría encerrado y alejado lo más posible de él y sus misiones.

El joven lobo era tan charlatán e imprudente como ninguno. Un riesgo eminente tanto para los que lo rodeaban, como para él mismo. Era lamentable que se tratara de su primo hermano, o sea su padre y madre eran hermanos de los padres de Wade, ellos no solo compartían sangre sino que su mamá nunca entendería que Nick quería dejar a su primo encerrado en una jaula para salvar su trasero. La mujer se lo tomaría mal y al final sería él, el único perjudicado. Su madre adoraba a su sobrino.

Dejando el pensamiento de su madre reprendiéndole por no prestarle atención a las buenas voluntades de su primo, prestó atención al humano en el suelo.

Se puso de cuclillas al lado del cuerpo laxo y lo observó. Era joven, bueno, más joven de lo que sus doscientos veinte años, eran juventud para los de su raza. Él joven humano parecía estar más allá del agotamiento. Sí eso era lo que demostraban los círculos negros bajo sus ojos, las oscuras y largas pestañas descansaban contra los cincelados pómulos. Aunque lo que realmente lo hacía hermoso, era lo angelical de su rostro; las rosas mejillas, los irresistibles labios rojos y su blanca piel perlada, que resaltaba con la forma redonda casi inocente de su rostro.

Tal vez la palidez había sido creada por el susto que Nick le había causado al pobre hombre.

Aun así para él, su rostro era el reflejo de la seducción. Sus labios estaban entreabiertos, su cabello revuelto y hecho hacia un lado. Bueno, no es como si pudiera ser más hermoso de lo que era. Y él, tampoco podía ser neutral y parcial, cuando se trataba del humano que le pertenecería por toda la eternidad.

Pero era seguro que la Manada tendría problemas con eso, cuando llegara el momento de que supieran que la pareja de su Alpha era ese hermoso humano, pero más importante, un hombre.

¿Qué es lo que te toma tanto tiempo, Nick? —preguntó la voz de Wade por el micrófono. Nick soltó un alto gruñido dejándole claro a su primo que más le valía mantenerse alejado. Estaba a un paso de que le quitara la cabeza, aunque tuviera que decirle a su madre que un chupasangre lo había hecho.

No era como si ella se lo fuera a creer, pero valía la pena intentarlo.

Pasos acercándose le hicieron rodar los hombros. Su primo era un jodido cabeza hueca. Iba a conseguir que le cortara la cabeza y se la metiera por el trasero. Apenas sí podía controlar su temperamento y el saber que su pareja estaba ahí, solo lo hacía protegerlo, inclusive de su misma gente.

—Te juro Wade, acércate más y no habrá nada que me detenga de entregarte a un jodido chupasangre.

Los pasos se detuvieron, pero se mantuvieron cerca, haciéndolo voltear para golpear a su primo. Soltó el aire al ver a Gabe. Gabriel Hunter era uno de sus betas y al mismo tiempo, uno de sus mejores amigos. Los ojos negros como la noche lo miraba fijamente, sin demostrar sus pensamientos sobre su Alfa estando de forma defensiva protegiendo al humano que estaba detrás de él, pero incluso entonces, su expresión demostraba su cautela.

Gabe sabía que era incorrecto molestar a su Alpha, aunque Wade disfrutara de hacer rabiar a su primo, Gabe sabía bien que el Alpha podía perder su control y terminar matando a medio pueblo si llegaba a descontrolarse. Provocarlo sería contraproducente y una sentencia de muerte sin sentido.

Ser cauteloso era la mejor cualidad del Beta.

Los ojos negros miraban a Nick sin demostrar una clase de aprensión, sin embargo había un sentido de urgencia que no podía negarse.

―Alfa, estamos listos. Sí no nos apresuramos es posible que terminemos con un muy enojado “chupasangre”, puesto que aún tenemos al humano con nosotros. No creo que sea una buena idea. Arruinaría el plan. ―Gabe solo habló en voz alta las preocupaciones de Nick.

Bien sabía que no podía dejar a su humano en medio de la batalla, menos cuando no estaba seguro de cual era exactamente la diferencia entre el príncipe y el rey de los jodidos vampiros. Todos los ancianos eran serios al decir que estar cerca de un príncipe era una sentencia de muerte rápida y violenta, por lo que era mejor no quedarse y ser asesinados a sangre fría.

Por más de que todos le aseguraran a Nick que el príncipe, ese en especial, estaba en contra de todo lo que su padre hacia o decía. El príncipe podía ser una fuerza de tomar en cuenta, recién revivido y todo, el Rey estaba feliz de tener a su hijo a su lado y todos habían creído que el príncipe iba a seguir los pasos asesinos de su progenitor, la sorpresa fue que el príncipe no quería tener nada que ver con el hombre. El príncipe era en ese momento la única carta que podía salvar a los Shifter antes de un gran derramamiento de sangre, pero Nick no era conocido por confiar tan fácil y no iba a comenzar ahora.

Mucho menos cuando su pareja estaba en el medio.

—Tienes razón —gruñó enfadado pero entonces fue cuando llegó a su olfato el olor único de los chupasangres. El olor a tierra húmeda, azufre y sangre fresca.

Sin preocuparse de cómo se viera ante su segundo al mando. Nick tomó con delicadeza el pequeño y delgado cuerpo, lo acunó entre sus brazos. Su humano se veía tan débil y frágil contra su pecho. Si el chupasangre llegara a obtenerlo no estaba seguro de que le haría, el humano era tan pequeño e indefenso.

Aunque era de conocimiento general lo mucho que había luchado el príncipe para poder llegar al humano.

»—Vamos. —Le indicó en voz gruesa a Gabe mientras pasaba a su lado.

Ambos se apresuraron hacia la camioneta, que tenía las puertas abiertas para ellos, con Wade tras el volante. Su primo lo miraba con sus ojos cafés expectantes llenos de miedo y premura. Nick entró en la parte de atrás mientras que Gabe en el asiento de copiloto. Ambos gritaron al mismo tiempo que un grito de furia llenaba la oscuridad del cementerio: —¡Mueve el maldito auto, Wade!

Wade puso en marcha el auto, casi haciendo que todos se golpearan contra los lados. Nick solo maldijo en voz baja manteniendo a su humano entre sus brazos, evitando que de cualquier manera este saliera lastimado. Tenían que apresurarse, el vampiro estaba cerca y había tenido suficientes años para poder prepararse para ir por el humano que según este, le pertenecía.

Él no iba a permitirlo, sin embargo. Por mucho que su gente necesitara la unión con el príncipe de los jodidos vampiros. Él no iba a intercambiar a su pareja como parte del trato, no importaba que.

Miró sobre su hombro al vidrio tintado de la parte trasera. Su visión superior notó la forma alargada apareciendo entre las sombras. Los ojos rojos llenos de irá le vieron fijamente mientras se alejaban. Nick sabía que el príncipe iba a venir tras ellos, tenía que estar preparado para cuando ese momento llegara.



La cabeza le dolía como nunca antes en su vida.

Era casi seguro que después de salir del cementerio había ido a tomar hasta quedar estúpido de lo ebrio. Porque el dolor de cabeza no era un simple dolor de pasar horas llorando, no es que planeaba ir a beber, pero como todo el día anterior, no podía controlar sus emociones. El dolor que sentía había sido tanto que su necesidad de despejarse había superado a la cordura, no había otra razón por la que ahora tuviera un tremendo dolor de cabeza. Lamentablemente tenía que levantarse e ir a darle de comer a Simón, su cachorro beagle[2] de casi un año, iba a estar molesto y necesitado de consuelo después de dejarlo descuidado por todo el día anterior. Estaba seguro de que Simón iba a gruñirle enojado por su desprecio.

Dorian estaba agradecido por haber pensado en lo que podía pasar, gracias a eso había pedido a un amigo que cubriera su turno y de esa manera él no tenía que ir a la clínica. En su actual condición era claro que no podría tratar con niños, no solo iba a estar irritado y luego, más seguro, muy deprimido.

Lo más lento que pudo levanto su cabeza de la almohada. La tomó entre sus brazos como si fuera un peluche, esa mañana necesitaba algo a que aferrarse y su acolchonada almohada parecía ser la preferida para ese trabajo. Se sentó y restregó sus ojos con el dorso de su mano, soltó un suave bostezo y estiró un brazo sobre su cabeza. Sus ojos se abrieron y enfocaron a su alrededor. Su pecho se apretó y su garganta se secó al ver que la habitación donde estaba, no era la suya. Sus manos se apretaron alrededor de la almohada, su cabeza se movía de un lado a otro, sus ojos desorbitados miraban todo con pánico.

—No… está no es mi casa. ¿Dónde estoy? —Preguntó a la vacía habitación.

Dorian trató de manera torpe ponerse en pie pero terminó cayendo de regreso sobre la cómoda cama, no estaba lo suficiente firme sobre sus pies y era mejor caer sobre la cama que en el suelo.

Su pecho estaba agitado tratando de llenar sus pulmones con el aire que parecía no querer entrar, su pulso latía como loco. No entendía cómo es que termino en un lugar diferente a su casa, él no era de las personas que se iba con extraños a sus casas, por más tomado que estuviera. Nunca había caído en las palabras de cualquiera, su mente, tanto ebria como lucida, nunca olvidaba que tenía una pareja y que nunca podría serle infiel. Lo había intentado una vez y eso había terminado muy mal, casi llevándolo a perder la poca cordura que le quedaba, hacerlo en la fecha del aniversario… no, eso no era posible.

Así que no entendía cómo es que había terminado ahí.

El pánico se apretó en su garganta. No sabía dónde estaba ni cómo es que había terminado en ese lugar. Lo que si tenía claro es que tenía que salir pitando de ahí, no importaba el lugar en el que se encontraba, su calma dependía de ello.

Saltó parándose sobre sus tambaleantes pies cuando la puerta de pesado roble oscuro se abrió. Sus ojos se enfocaron en la mujer de cabello marrón trenzado, de expresión arrogante que le miró como si fuera la peor cosa con la que podía toparse. Dorian apretó la mandíbula con fuerza, soltó la almohada y empezó a caminar hacia la mujer, quien sonrió con burla.

—¿A dónde crees que vas, humano?

Dorian ignoró las palabras.

Nadie iba a retenerlo a la fuerza. Había escapado de los lazos maternos y se negaba a ser víctima de un secuestro. Sus padres podían tener el dinero para pagar cualquier rescate que pidieran por su vida, pero no quería deberles nada. Además, no importaba cuanto estaba seguro de que no era posible, una parte de su mente, le repetía que era probable que hubiera ido por voluntad propia. Eso no podía pasar, nunca engañaría a Terry, sin importar que este no estuviera más en el mundo, Dorian se negaba a creer que había roto todas las promesas que había hecho sobre la tumba de su amor.

Dorian trató de empujar a la mujer a un lado, su sangre corriendo por la adrenalina pero ella no se movió, incluso bufó una risa. Dorian la vio con el ceño fruncido al ver que ella ni siquiera dio un paso atrás cuando la empujó con fuerza.

—Muévete —pidió tras un momento de lucidez.

La mujer se bufó. —No lo creo —rodó los ojos. —Tienes que regresar a la cama y dejar de molestarme.

Él tenía que salir, no importaba nada, solo salir de ese extraño lugar.





Nick no esperaba encontrar a su pareja peleando con su hermana, menos tener que gruñirle a esta y hacer que lo viera con ojos llenos de miedo y dolor por su actitud, pero sin duda alguna, él iba a proteger a su pareja. Aunque no entendía cómo demonios había terminado en esta situación. Su pareja con dos arañazos en sus brazos y su rostro lleno de pánico y su hermana colérica a punto de estallar.

Odiaba ver los ojos verdes desorbitados con el miedo, su hombre se aferraba a una almohada, sentado en la esquina de la cama lo más lejos que podía estar de ellos sin tirarse al suelo. Esa no era la manera en la que pretendía hablar por primera vez con su pareja, se supone que su hermana solo iba a llevarle algo de comer mientras Nick tenía una charla con los ancianos sobre los pasos siguientes del plan.

Nunca hubiera imaginado que las cosas irían tan mal.

—¿Mely? ¿Puedes explicarme que es lo pasó? —preguntó tratando de mantener su tono furioso en lo profundo de su mente.

La hermana de Nick era dulce la mayor parte del tiempo pero odiaba ser reprendida. Él solo podía culpar a su padre por ello, el hombre había consentido que ella tuviera una actitud fuerte y que supiera cómo defenderse de los machos de la manada, pero con ese permiso había permitido que ella no tuviera miedo de enfrentar al Alpha. Mucho menos cuando se trataba de su hermano menor.

Mely bufó con despreció. —Le traía comida al malagradecido humano como me pediste —explicó—, pero cuando entre me saltó encima. No quería lastimarlo con todo el asunto que nos va a salvar y toda esa cosa que hablas con los ancianos, pero estaba colmándome la paciencia. —Mientras hablaba ponía los ojos en blanco, Nick reconocía que su hermana era dulce pero algunas veces podía ser una real perra.

Nick apretó el puente de su nariz con su pulgar e índice tratando de ignorar el pequeño dolor que empezaba aparecer en un costado de sus sienes. Odiaba tener que lidiar con esas cosas tan temprano, pero mucho más tener una de sus conocidas migrañas al inicio de la mañana. Sin mencionar que tenía una tremenda necesidad de cortarle la cabeza a su hermana mayor por haber tocado a su pareja. Si, ese no iba a ser un buen día.

—Tú eres mucho más fuerte que él —le replicó. —Pudiste haberlo herido, ¿te das cuenta que estas actuando como una niña?

Mely resopló haciendo que Nick quisiera gritarle, ella sabía cuánto odiaba cuando ella se propasaba, podía ser su hermana mayor pero algunas veces Nick quería ahorcarla.

Mely se levantó de la esquina de la cama, sacudió su vestido y empezó a caminar a la puerta. Miró de reojo a Nick.

—Puedes enojarte conmigo, todo lo que quieras Nicholas —replicó ofendida. —Él fue quien trato de atacarme primero, tú deberías de preocuparte porque un miembro de tu manada fue acosado, no por un simple humano que no entiende que a una mujer no debe tratársele como un trapo…

—¡Eso no es cierto!

Nick y Mely se volvieron hacía el asustado hombre. El hombre de tristes ojos verdes estaba abrazándose a sí mismo pero su miraba fulminaba a Mely, su ceño fruncido y su expresión mostraba su rostro pálido haciéndolo que pareciera casi fantasmal.

Respiró profundo. —Intente hacerte a un lado, te pedí que me dejaras pasar pero ¡solo seguiste empujándome! —Cerró los ojos con fuerza. —Yo no tengo idea de lo que hago aquí, ¡me importa muy poco que me secuestraran! Solo quiero irme a casa…

Sus últimas palabras fueron suaves, casi un susurro pero lo que no pasó desapercibido fue el dolor profundo en su tono. Nick las escuchó gracias a su oído especial y estaba seguro de que Mely también lo había escuchado. La miró de reojo y no se sorprendió al ver que ella tenía su mirada gacha. Era lo justo, no solo el pobre hombre estaba asustado sino que su hermana había actuado sin autorización, en el camino había terminado hiriendo al compañero de Nick cosa que tenía muy molesto a su lobo.

—Lo siento —murmuró Mely tras un tenso silencio.

El triste hombre en la cama miró en dirección de la hermana de Nick, su expresión llena de melancolía mientras negaba.

—No tienes nada porque disculparte, solo… solo quiero irme a casa, olvidar que ha pasado esto y regresar a mi vida diaria.

Nick dejó salir el aire mientras miraba al pobre humano que había terminado en el medio de una guerra de la que no tenía idea.
—Lo siento, pero eso es… eso no será posible.



[1]Camioneta de doble tracción, todo terreno.
[2] Los beagle son una raza de perros de tamaño pequeño a mediano. Tienen un aspecto similar al foxhound, pero de menor tamaño, con patas más cortas y orejas más largas y suaves. Este perro, clasificado en el grupo 6, sección 1.3 por la Federación Cinológica Internacional, es un sabueso utilizado principalmente para rastrear liebres, conejos y otras piezas de caza. (Wikipedia)


Comentarios

  1. Segundo capítulo muchas gracias!!!! El blog ha quedado lindo con la decoración navideña y el muñequito :D y la historia...waaa me encanta, me encanta quiero más!!!! y la hermana me cayó bien, siempre ando esperando el siguiente. Y es que ha quedado de bomba!!! Nick!!! :D Muchas gracias por este capi, siempre anhelando el siguiente. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ay pobrecito bebé :C, alguien que le de un abacho

    ResponderEliminar
  3. Hola Celeste:
    Gracias por actualizar pobre Dorian pareja destinada de un lobo,no creo que vaya a tomarlo muy bien y Nick tiene mucho trabajo por delante, para poder ganarse el amor de su compañero.
    Me encanta la historia esperare con ansia el siguiente capitulo :D

    ResponderEliminar
  4. Hola Cele muchas gracias por compartir y está empezando muy fuerte la historia y es genial me encanta, besos enormes muack

    ResponderEliminar
  5. Es un trío hojojojo que interesante seria genial ver a nick y el chupasangre peleando por amor y terminarán enamorados el uno del otro, un humano, un lobo alfa y un príncipe vampiro me muero, haaaaaa creo que deje volar mucho mi imaginación gracias por el cap. Besos buen inició de semana.

    ResponderEliminar
  6. Quede encantada con este 2do capítulo esta genial muchas gracias continúa x fa

    ResponderEliminar
  7. Hola Celeste, excelente capí, me encanto!! Me encanta Dorian y Nick, huayyy?!!! Muero por el próximo capí... Te mando un besote grandote y me encanta como quedó el blog!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Celeste, excelente capí, me encanto!! Me encanta Dorian y Nick, huayyy?!!! Muero por el próximo capí... Te mando un besote grandote y me encanta como quedó el blog!!

    ResponderEliminar
  9. Wow increíble capítulo Celeste... Esta súper interesante, lobo y vampiro luchando por el amor de Dorian...... Solo espero q el principe vampiro se ha Terry su novio muerto, eso seria lo máximo..... Besos

    ResponderEliminar
  10. Wow increíble capítulo Celeste... Esta súper interesante, lobo y vampiro luchando por el amor de Dorian...... Solo espero q el principe vampiro se ha Terry su novio muerto, eso seria lo máximo..... Besos

    ResponderEliminar
  11. que buen capitulo, gracias Celeste eres la mejor

    ResponderEliminar
  12. Que enrredo siguela porfi que esta muy interesante

    ResponderEliminar
  13. wow te ha quedado muy lindo el blog, es esto se esta poniendo mas ineteresante :) espero con ansias el proximo capitulo...besos

    ResponderEliminar
  14. Hola Celeste, gracias por el nuevo capitulo te quedo genial ya me muero de ganas de saber que pasara.Besos

    ResponderEliminar
  15. Genial, hermoso. Gracias y yo tambien me muero x ver como continua. ;)

    ResponderEliminar
  16. Hola!!! Gracias por el nuevo cap si antes queria saber como continuaba ahora me muero de ganas por leer mas y mas. ;)
    Mucha suerte con la editorial con la que estas trabajando ojala y pronto nos des la sorpresa de la publicacion de tus libros.
    Cuidate mucho besos. <3

    ResponderEliminar
  17. Gracias celeste espero el otro capítulo!!

    ResponderEliminar
  18. hola gracias por el capitulo vaya historia dorian nos va a traer de cabeza jaja me encanta el muñequito de nieve y yo tampoco entiendo q sean tn pocas personas las q dediquen unos pocos minutos a decir algo un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Acabo de encontrar el blog y ya lei los dos cap som geniales me emcantarom :3

    ResponderEliminar
  20. Acabo de encontrar el blog y ya lei los dos cap som geniales me emcantarom :3

    ResponderEliminar
  21. Gracias Celeste, un capi genial. Con ganas de más y ver como se van sucediendo las cosas.
    Besoss

    ResponderEliminar
  22. Wow genial cap, espero con ansias el próximo cap muy interesante la historia ha estado genial.
    Cuídate Celeste

    ResponderEliminar
  23. Me encanta la nueva imagen del blog Cele, te ha quedado de lujo.
    Uffffff madre mía como se esta poniendo esto, ya quiero saber más, felicidades guapa besos!!!

    ResponderEliminar
  24. Ufffff Por fin he podido leerlo. Que desmadre de días, bueno de meses, que llevo un par de mesecitos.... En fin. Me ha encantado, que ganas de leer como sigue. No nos dejes así con la intriga jajaja. Un beso muy grande!!! Por cierto, me encanta la nueva imagen navideña, ha quedado genial

    ResponderEliminar
  25. esperare con muchas ansias el próximo capitulo.....y la nueva imagen del blog esta muy linda

    ResponderEliminar
  26. Hola Celeste primero que nada Feliz Navidad y me encanta leer lo que escribes, no puedo esperar al siguiente capitulo.
    besos

    ResponderEliminar
  27. Hola Cele aquí pasando a agradecerte la historia de la antología navideña, me ha encantado y sobretodo por volver a saber de Charlie, Lance, Brad y Joey y pues ojalá nos vuelvas a dar noticias de ellos y si se puede de Tim y el abogado amigo de Lance y Joey que no se si es divorciado, viudo o separado ^_~, bueno me despido deseando una feliz navidad y que este año nuevo Dios te llene de bendiciones y que tu salud mejore, besos

    ResponderEliminar
  28. No se si son ideas mias pero la prosa a cambiado acá... Parece un capítulo a las apuradas... Aunque, Admito que es interesante la trama... A ver que tal el próximo.

    ResponderEliminar
  29. Muchas gracias por el capitulo. Mas quiero mas, se quedo mucho interesante estoy ansiosa pelo próximo cap.

    ResponderEliminar
  30. tarde pero llegue ahora me pongo al dia no sabia de la nueva historia de verdad lo siento por no haber comentado sino hasta ahora pero creo yo que puedo ser perdona da ps no habia tenido tiempo de actualizarme a lo que concierne en internet por mi vida personal , pero prometo tratar de actualizarme lo mas seguido posible para seguirte y aunque sea apoyarte con mis comentarios .. Ahora dejando de lado eso , esta historia esta muy buena e intrigante como tu tienes un ingenio que creo, yo no podria soñar con tener, gracias por tenernos en cuenta y compartir esto con todos nosotros . BESOS Y MIL GRACIAS .

    ResponderEliminar
  31. Acabo de leer los capitulos y me encanto! Ya quiero leer como sigueee!
    nohe.

    ResponderEliminar
  32. genial
    las historia que he leído me han encantado, gracias por mostrarnos el mundo de tu mente

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reclamo de Luna- Dusha, Dueño de su corazón 3

Compañeros de Alma -Serie Dusha, dueo de su corazón 02

Dusha, Dueño de su corazón. Completo.